¿Por qué trabajar en el extranjero? Descubre todas las ventajas.

pourquoi-expatrier

Resumen

¿Por qué trasladarse al extranjero? La expatriación es un fenómeno que crece cada vez más en los últimos años: ¡hay muy buenas razones para vivir, solo o en familia, esta experiencia espectacular y enriquecedora!

¿Por qué irse a trabajar al extranjero?

Aunque trasladarse al extranjero durante unos meses o varios años no ha sido tan común entre ciertos países de habla hispana como en la de otros países, a día de hoy es un fenómeno que crece cada vez más.

Y es un hecho totalmente comprensible: hay muy buenas razones para vivir y trabajar en el extranjero, solo o en familia. Sin lugar a dudas, esta experiencia puede ser tan emocionante como enriquecedora.

Trabajar en el extranjero, una gran ventaja en la carrera profesional

Representa una forma de ampliar tu CV

Para un joven graduado que se pregunta por las razones para trabajar al extranjero, la respuesta debe ser inmediata: para enriquecer su currículum y adquirir una experiencia que destaque por encima de lo habitual.

La carrera profesional es, en efecto, una de las principales razones para conseguir un empleo en un país extranjero en la actualidad. Además, un periodo de trabajo en un país extranjero, sobre todo al principio de la carrera laboral, es una prueba de movilidad y señal de emprendimiento, cualidades que los reclutadores aprecian y que valoran a la hora de reclutar.

Expatriación para conocer nuevas oportunidades profesionales

Además de suponer un crecimiento a nivel profesional, la elección de la expatriación también abre más oportunidades, aunque la situación laboral en el país de origen puede resultar poco acogedora.

Si todavía no estás convencido de las verdaderas ventajas de la expatriación en la carrera profesional, podemos añadir que es una oportunidad para ampliar considerablemente la red profesional a nivel internacional, y así crear aún más oportunidades para el futuro profesional.

Trabajar en el extranjero para acceder a salarios más altos

Otra de las razones no menos importante para trasladarse al extranjero a trabajar es, por supuesto, el salario. A menudo, ir a trabajar al extranjero es una oportunidad para desempeñar un puesto más alto o de mayor responsabilidad y, por tanto, para beneficiarse de una mejor remuneración, tanto si te encuentras en tu propio puesto como si te lo ofrece su empleador.

¿Por qué mudarse al extranjero si no es para cambiar de vida?

Expande y conoce otras opciones vitales

Entre las razones más citadas para trabajar en un país extranjero está el deseo de cambio y de conocer nuevos ambientes.

¿Quién no ha soñado con instalarse en un entorno idílico, al sol o en una ciudad dinámica y vanguardista? La expatriación, según el destino, significa generar esta oportunidad, pero también abrirse a un cambio de aires si se instala en un país muy diferente al suyo.

También representa una oportunidad para viajar aún más: los expatriados tienen la oportunidad de visitar su país de acogida, pero también los países vecinos durante sus vacaciones.

Ventajas fiscales y menor coste de la vida

Otra de las razones para trabajar en el extranjero son el coste de la vida y las ventajas fiscales que ofrecen algunos países. Estos permiten disfrutar de condiciones de vida más cómodas que en el país de origen.

Algunos destinos ofrecen un nivel de vida agradable sustentado por unos precios de acceso a la vivienda o costes de bienes básicos mucho más bajos que en el país de origen, mientras que otros ofrecen exenciones fiscales que facilitan la conservación de una mayor parte de los ingresos, el emprendimiento de negocios o la inversión.

Evidentemente, esto no afecta por igual a todos los países, y los dos argumentos no siempre coinciden. La mejor opción es elegir según el interés personal y las razones que pueda tener cada uno.

Mudarse al extranjero para enriquecerse culturalmente

Aprender un idioma extranjero, una ventaja de irse a vivir fuera

¿Por qué trabajar en el extranjero, si no es, en parte, para aprender o profundizar el dominio de una lengua extranjera?

Un expatriado, incluso en un entorno internacional en el que domina el uso del inglés, o dentro de su propia comunidad, se enfrenta diariamente a la lengua de su país de acogida.

Por esta sencilla razón, la progresión suele ser siempre positiva, rápida y natural. Esto no sólo representa una clara ventaja para el CV del trabajador en cuestión, sino también una experiencia de aprendizaje muy enriquecedora.

Ampliar tu red social

Trabajar en el extranjero es también una oportunidad para conocer y rodearse de gente nueva. Con otros expatriados de la comunidad hispana la tarea se convierte en más sencilla, por supuesto, pero sería una pena limitar la interacción social a esos círculos.

Hacer amigos nuevos, conocer a comerciantes y vecinos de otros países o ciudadanos del país de acogida son oportunidades que casi siempre derivarán en  intercambios enriquecedores.

Abrirse a nuevas culturas y conocer un país nuevo

Por último, otra de las ventajas para trabajar en el extranjero es sin duda la oportunidad para descubrir un nuevo país e impregnarse de su cultura, para ampliar no sólo tus conocimientos, sino tu visión del mundo en general. La cocina, las costumbres, la música y el cine son facetas de un país que sólo conocerás mejor si resides en él.

¡Haga una cita con nuestros expertos en seguros!

Estamos aquí para ayudarte! Una consulta gratuita responderá a todas sus preguntas.

Eso también es interesante:

En EEUU, la sanidad es un auténtico negocio, y recibir tratamiento suele ser caro, incluso muy caro

Menu

Menú

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio. Si continúa usando nuestro sitio, asumiremos que acepta el uso de cookies.