Cómo Ir al Extranjero a Trabajar: Guía para Expatriados

expatriation-professionnelle

Resumen

Trabajar expatriado es siempre una experiencia enriquecedora. Tanto a nivel personal como profesional. Aunque para tener éxito es necesario prepararla concienzudamente.

A continuación se explica cómo ir al extranjero a trabajar y todos los detalles que deben tener en cuenta los trabajadores expatriados.

Buenas razones para trabajar expatriado

Una experiencia personal enriquecedora

Trabajar en otro país es, ante todo, una aventura personal.

Es una oportunidad para abrirse a una nueva cultura, mejorar tus conocimientos de idiomas y evolucionar en un entorno internacional.

Sean cuales sean las condiciones de trabajo y el destino.

Para muchos expatriados, la estancia en el extranjero les permite ampliar su red de contactos.

Es posible establecer relaciones con locales y con expatriados de todo el mundo, ya sean:

  • Colegas
  • Compañeros de trabajo
  • Vecinos
  • Nuevos amigos
  • Padres de alumnos.

Los trabajadores expatriados tienen más experiencias en su CV

Por supuesto, trabajar expatriado también es muy beneficioso para tu carrera.

En general, te permite ocupar una posición más alta y con mejor salario.

También es habitual recibir beneficios en especie que faciliten tu vida en el extranjero.

Trabajar en otro país también te permite desarrollar nuevos talentos.

Estos mejorarán tu currículum y te abrirán nuevas puertas. Por ejemplo:

  • Adquirir nuevas habilidades
  • Adquirir nuevos métodos de trabajo
  • Desarrollar su capacidad de adaptación o integración.

Para los jóvenes licenciados, ir al extranjero es también una oportunidad muy valiosa.

Haber ocupado un puesto en otro país durante los primeros años de la vida laboral resulta atractivo para los reclutadores.

Además, abre las puertas del mercado laboral internacional.

Cómo ir al extranjero a trabajar: contratación y expatriación

La contratación ideal

A menudo, los trabajadores expatriados se van al extranjero a petición de la empresa para la que trabajan.

Un empleado puede ser enviado a una filial, o a un socio extranjero para desempeñar sus labores allí.

Una empresa extranjera también puede organizar directamente la contratación y expatriación de un trabajador de otro país.

Aunque esto limita la elección del país al que te vas, es la solución más ventajosa, porque:

  • La empresa suele organizar la expatriación profesional de sus empleados
  • Los pasos a seguir se simplifican
  • La remuneración y las primas se proporcionan a la llegada.

Crear o gestionar un negocio mientras estás expatriado

Acabas de ver cómo ir al extranjero a trabajar por cuenta ajena. Pero también es posible crear o gestionar un negocio propio desde otro país.

Esto requiere un proyecto bien construido de antemano. Y te da mucha más libertad en la elección del futuro destino del autónomo o empresario.

Antes de marcharte, es importante que te informes bien sobre las obligaciones legales en materia de trabajo y fiscalidad.

Algunos países son más acogedores que otros para los empresarios extranjeros.

Irse a trabajar expatriado sin una oferta de trabajo

Irte a otro país sin tener un puesto de trabajo apalabrado es la situación más arriesgada.

Pero es habitual, sobre todo entre los jóvenes y los beneficiarios de visados “Working Holiday”.

Ofrece total libertad, pero requiere de preparación. Irte a otro país para trabajar no es lo mismo que irte de vacaciones.

Es muy raro encontrar un trabajo sin cualificación nada más bajarte del avión.

Debes asegurarte de que:

  • Los extranjeros pueden trabajar en el país
  • El mercado laboral es amplio y ofrece suficientes ofertas de trabajo
  • Las ofertas de trabajo corresponden con tu perfil profesional.

Procedimientos administrativos que debes respetar al trabajar expatriado

Instalarse y trabajar en el extranjero

Cuando piensas en cómo ir al extranjero a trabajar, debes informarte de todos los trámites obligatorios.

Varían según tu estatus personal y el país de destino, pero es imprescindible estar al día en cuanto a:

  • Permisos de residencia
  • Permisos de trabajo
  • La fiscalidad.

A menudo, la empresa que te contrata se encarga de algunos de estos trámites. Pero si no es así, eres tú el responsable de gestionarlo todo.

Es importante no esperar hasta el último momento para reunir toda la información y los documentos que se necesitan.

La pensión para los trabajadores expatriados

El trabajador expatriado debe contribui al régimen local de pensiones mientras trabaja en otro país.

La única excepción son los trabajadores desplazados y los países sin sistema de pensiones.

Existen convenios entre países que te permiten cobrar las pensiones pagadas en el extranjero.

Pero a veces es útil afiliarse al régimen de Seguridad Social de tu país para seguir cotizando allí.

Cobertura sanitaria para trabajadores expatriados

Del mismo modo, la mayoría de los trabajadores dependen del sistema de salud local durante la expatriación.

Sus coberturas y cuotas dependen de cada país, pero no suelen cubrir:

  • Atención recibida durante las estancias en Francia
  • Atención recibida fuera del país de expatriación
  • Repatriación.

Para estar bien cubierto al trabajar expatriado, es recomendable contratar una póliza de seguro médico internacional.

Existen muchas ofertas adaptadas a todas las situaciones y a todos los presupuestos. Podrás elegir entre:

  • Un contrato privado “desde el 1er euro”
  • Una póliza complementaria a la Seguridad Social.

Para elegir bien, es aconsejable utilizar un comparador online.

¡Haga una cita con nuestros expertos en seguros!

Estamos aquí para ayudarte! Una consulta gratuita responderá a todas sus preguntas.

Eso también es interesante:

Menu

Menú

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio. Si continúa usando nuestro sitio, asumiremos que acepta el uso de cookies.